Estás en el lugar indicado si te gusta viajar por el mundo. Este es el blog de la gente que le gusta conocer el mundo en bicicleta. Ya son casi 3 años pedaleando para inspirar a otros a ser libres.

aeropuerto de balmaceda

Augusto Pinochet en Coyhaique, Carretera Austral, Chile.




Ayer, sábado 25 de febrero, le hemos dicho adiós a una de las personas más importantes de toda esta singladura. Allison Riquelme. Con mucho dolor, la hemos acompañado al Aeropuerto de Balmaceda para verla esfumarse en la puerta de embarque. Permanezco en medio de la gente que se besa, se toca, se abraza, llora, se ama y se despide, anonadada, confundida, tratando de sonreír con una sonrisa de autosuficiencia emocional que me sale tan aparatosa y falsa como un billete de un euro.




Regresamos a la habitación del hospedaje donde hemos disfrutado de las últimas horas con Allison. El cuarto amplio y fresco, desbordado por la claridad que entra por los amplios ventanales, parece ahora oscuro, pequeño y vacío. Intentamos mantenernos ocupadas para no pensar y romper a llorar.

Al día siguiente disfrutamos por última vez de la Plaza de Armas de Coyhaique, mientras contemplamos el eclipse solar anular que tenemos la suerte de presenciar con más claridad que nadie en esta zona del Planeta. Telefoneamos a Allison para oir su voz otra vez. Los ojos de Marika se turban, su sonrisa no corresponde a la expresión de su mirada. La voz de la chilena se quiebra deseándonos buena suerte al otro lado del celular. Mis ojos se llenan de lágrimas cuando el reloj da las doce.

Pedaleamos sin ganas para salir de Coyhaique. Sentimos el vacío que nuestra amiga ha dejado en nuestras vidas, como quien ha perdido recientemente a un familiar. La angustia nos devora por dentro hasta que Grimur nos devuelve a la vida real de un zarpazo. Conocemos al islandés en una gasolinera mientras paramos para beber algo.

Grimur lleva treinta años en Chile y es propietario de una flota de barcos de carga en la Patagonia. Debe pasarse mucho tiempo en el mar porque nos suelta una conferencia de una hora en la puerta de la COPEC sobre Chile y la importancia de que “vuelva otro Pinochet”, que ambas olvidamos nuestros problemas inmediatamente. Dejamos que Grimur se pierda en sus laberintos, hundiéndose en el pasado con entusiasmo nostálgico y triste.  Con su recia expresión avikingada, su cabello liso y blanco como el de un bichón maltés.



Desgraciadamente, este monólogo melancólico-entusiasta del régimen dictatorial lo hemos tenido que escuchar varias veces en Chile de diferentes individuos de próspera economía quienes, muy probablemente, nunca perdieron un hijo por expresar su opinión.  Qué rápido se olvida la gente de la crueldad y los crímenes de un régimen que se saldó con más de 3.200 víctimas y 38.000 torturados. El fin, en este caso, la prosperidad económica de Chile, no justifica los medios. Omitir que el dictador llegó a desarrollar armas químicas para exterminar a los opositores, se alió con exnazis y asesinó masivamente, es olvidar el pasado y correr el riesgo de repetirlo, carajo!

El sol calienta hoy como nunca y nuestras cabezas están a punto de explotar. Mientras el nor-europeo expatriado nos habla de las diferencias culturales entre un chileno y un islandés (ya pueden imaginarse la larga lista),  me abstraigo por momentos simulando mi interés, con esa simpatía falsa que se nos da tan bien a los latinos, y veo un montón de sesos desperdigados por el aparcamiento, sobre los vehículos, en el suelo, humeantes y viscosos.



Obviamente, se nos hace tarde y sólo pedaleamos 30 km hasta el Río Blanco. En su ribera pedregosa buscamos con dificultad un lugar apartado para acampar. Encontramos un buen claro junto a unos arbustos, muy cerca de la corriente. Una fuerte brisa obstaculiza nuestras labores de acampada, que culminan en una opípara cena compuesta de fideos tailandeses con salsa de cebolla, ajo, zanahorias, jengibre, y crema de champiñones.

Por la noche garabateo en mi cuaderno mi vergonzoso hit musical. Pueden descargárselo también gratis aquí. A continuación les dejo la letra:

Título: Déjate Llevar
Autora: Cristina Spínola

Estribillo:
Pedalea, pedalea...

Estrofa 1:
Si tu vida es aburrida
y el trabajo te golpea,
se valiente, consecuente
y tírate por la pendiente.

(Estribillo)

Estrofa 2:
Bajo el cielo estrellado
y el fuego desmesurado,
la Naturaleza llama,
la bicicleta bacana.

(Estribillo)



About SOLAENBICI CRISTINASPINOLA

Con la tecnología de Blogger.