Estás en el lugar indicado si te gusta viajar por el mundo. Este es el blog de la gente que le gusta conocer el mundo en bicicleta. Ya son casi 3 años pedaleando para inspirar a otros a ser libres.

8 - 19 Abril. Tacos con vino.

He contactado con Sandra a traves de Warmshowers. Sandra es tijuanense, pero ha vivido los ultimos 17 anos en Los Angeles, California. Pequenita, llenita, coronada por rizos azabaches sobre una permanente sonrisa y mirada noble, se presenta en mi vida en una Spezialized de carretera, embutida en mallas de ciclista profesional. Juntas cruzamos la frontera de San Diego con Tijuana. Ella cruza a menudo, asi que se conoce todos los trucos habidos y por haber. Los oficiales de aduanas mexicanos son amables y hacen ademan de revisar mis panniers con una sutil desgana para cubrir el expediente. Me tomo mi tiempo para hablar con el simpatico agente que me sella la VISA y me pide, tambien con una simpatica sonrisa, 25 dolares, que abono con dos billetes de 40 US Dolares porque aun carezco de pesos. 

El amable, a mas no poder, me devuelve el cambio mal, y se queda con unos 25 pesos, pero de eso me doy cuenta despues, senal evidente de que ya estamos en el tercer mundo. Por supuesto, recibo mi correspondiente recibo que dobla metodicamente para introducirlo con ciudado en mi pasaporte al tiempo que me espeta: “no lo pierda, por favor”. Salgo de la oficina para unirme a Sandra entre el trasiego de gente que viene de Estados Unidos caminando, la mayoria trabajadores a escaso sueldo en San Isidro, que es el barrio de San Diego  que roza los confines del mundo subdesarrollado.

El cunado de Sandra nos espera en su pickup Ford a las puertas de la aduana. Buenas tardes "Inutil" le saluda Sandra. Me quedo petrificada con la conviccion de que no he oido bien. Pero este dibuja una sonrisa picara y mirada complice con la timida Sandra que se desternilla de risa mientras subimos las bicicletas a la parte trasera del negro e imponente automovil. Ahora estoy segura de que oi bien y subimos todos al vehiculo. Apretadas en la cabina para tres observamos una ciudad colonial, ligeramente desordenada y repleta de color y vida, transicion surrealista de la Norteamerica rica y poderosa, separada por una muralla metalica con aires de campo de concentracion.


Nos detenemos frente a un puesto de Tacos. “No puedes entrar en Mexico sin probar los mejores tacos de Tijuana”, dice Sandra. En cinco minutos estamos devorando sabrosos Tacos de carne y ensalada con el mejor guacamole que he probado en mi vida. “Pongale picante; no se corte” - le sugiero al tendero. Aquello sabe a gloria, sobre todo tras cincuenta quilometros desde La Mesa, donde he pasado los ultimos 3 dias. Otros viandantes se paran y piden tambien sus deliciosos platos para engullirlos con hambre de varios dias, de pie, en torno al puesto que atienden dos mujeres y un hombre de sonrisa perenne. Una de las mujeres elabora las tortillas con extrema habilidad y rapidez. Observo mi ultimo taco y me imagino el manjar con un buen Merlot de California. Se me antoja decirlo en voz alta: “Que bueno estaria esto con un buen vinito tinto”. Se hace un silencio en el puesto de comida y cuando levanto la mirada todo el mundo me esta mirando. No se que he dicho mal... no entiendo nada. Sandra me inquiere con tono severo: “No se comen los tacos con vino; se comen con cerveza”. - “Ah... perdon”.

About SOLAENBICI CRISTINASPINOLA

Con la tecnología de Blogger.