Estás en el lugar indicado si te gusta viajar por el mundo. Este es el blog de la gente que le gusta conocer el mundo en bicicleta. Ya son casi 3 años pedaleando para inspirar a otros a ser libres.

18 - 21 de junio. Delitos culinarios en Mazatlan. SINALOA.

Ahora entiendo a mi fallecida perra Lola. El olor a carne a la barbacoa la solia poner histerica, hasta al punto que, intuyo,  era capaz de cometer homicidio con tal de hincar el diente al filete. No escuchaba mis alaridos tratando de reprimirla en sus mas salvajes instintos. El pequeno animal perdia la vision panoramica y se concentraba en su objetivo, para despedazarlo y engullirlo brutalmente sin saborearlo. 

Hoy me encuentro en similar encrucijada. Tengo delante el mejor filete de carne de vaca que he saboreado en mi vida y casi no puedo catarlo de la ansiedad que me despierta su exquisitez. Juan Osuna es el autor del delito cometido este mediodia sobre el grill que descansa en el patio de la casa familiar. Al parecer, la victima no ofrecio resistencia y se dejo tostar por ambos lados lentamente, sin perder todo su delicioso jugo que resbala por la comisura de mis labios sin remedio. 


 La pieza de res esta en su punto de coccion y tiene el mejor sabor que he libado nunca. En la mesa nos acompanan Paty del Valle, mujer de Juan, y los padres de este.  El padre de Juan indica que esta carne proviene de Sonora y es la mejor de todo Mexico. Dice que alli alimentan a los rumiantes con forrajes mezclados con oregano, pero no por gentileza, sino por conveniencia. 

Juan y Paty son mis benefactores en Mazatlan. Ademas de ofrecerme alojamiento por todo lo alto organizan los encuentros con la prensa local para que mi mensaje de igualdad llegue a los confines de Sinaloa. Durante dos dias me siento como en casa una vez mas, despues del tortuoso viaje en velero por el Mar de Cortez.


Dos dias despues, pongo rumbo a Mexico DF por la autopista de cuota Mexico 15. Pedalear por el autopista de pago es sinonimo de conservar el pellejo en Mexico. Por dos motivos: el primero y el mas importante, la seguridad que otorga el arcen o acotamiento de mas de dos metros, que es como transitar por un carril para ti sola; la segunda, hay menos probabilidades de ser asaltada. 

Pedaleo por junglas tropicales de camino a El Rosario, Sinaloa. En Mexico todos los pueblos se llaman asi. Tienen una cuenta pendiente con todas las Rosario. Hasta ahora he atravesado ya tres o cuatro poblaciones, grandes y pequenas, con este apelativo. 

El calor se hace mas sofocante con la humedad y el suplicio se hace eterno porque llevo mas de dos semanas sin pedalear y mi corazon se ha desbocado. No pedalear por mas de una semana es toxico, no es bueno, sienta mal, debilita. Que me sirva de leccion. 

En el Rosario duermo en un motel, porque no tengo otra eleccion, y continuo al dia siguiente por el "infierno verde" que me conduce a Tecuala, en Nayarit, mi proximo destino. El asfalto humeante quebranta la pureza de selvas y lagunas de extraordinaria belleza. Sudo tanto que no me basta con beber agua con sales. Necesito mas. Sin embargo, no existe sino el agua para calmar la sed, que yo sepa. 


Me paro cada vez mas a menudo bajo la sombra de fastuosos arboles para reponerme del martirio. La cabeza me arde y los sesos deben estar hirviendo. A las dos de la tarde ya no puedo seguir: me rindo. Debo parar y esperar a que el sol descienda o me desmayare. Elijo un arbol y me tiendo bajo su sombra a leer entre la soledad de los esteros. Me rindo al sopor de la hora y el lugar. Cuarenta y cinco minutos despues escucho unas sirenas de policia junto a mi improvisado puesto de asueto. Me recuesto con desgana. 

"Senorita. Que hace aqui?" No entiendo la pregunta. Ni la comprendo ni me la espero de las autoridades de Mexico, el pais mas libre del mundo por el momento. "Estoy descansando agente" - contesto mientras otro agente se baja del vehiculo.

Pedaleo por el infierno escoltada por la policia local de Nayarit en direccion a Tecuala. No se separan de mi hasta que se cercioran de mi llegada. Me han prevenido del gran numero de asaltos a ciclistas que se han producido en los ultimos meses en el mismo lugar donde descansaba. "Hoy es el dia del padre" les he recordado - no creo que los asaltantes "trabajen" hoy (teniendo en cuenta que es uno de los dias mas grandes en el pais). Pero no se han querido ir hasta verme partir en mi Susan. En ocasiones otra patrulla de policia se une a la fiesta o, mejor dicho, a la "procesion a Cuala" por la N-15.


About SOLAENBICI CRISTINASPINOLA

Con la tecnología de Blogger.