Estás en el lugar indicado si te gusta viajar por el mundo. Este es el blog de la gente que le gusta conocer el mundo en bicicleta. Ya son casi 3 años pedaleando para inspirar a otros a ser libres.

bahía inglesa

Dos Mujeres y un Mismo Destino: La Costa Norte de Chile.

Miércoles 30 de Noviembre. El Paraíso.




Caldera es la primera ciudad propiamente dicha que vemos desde hace días desde Antofagasta. Con su Iglesia de San Vicente de Paul de estilo gótico, una de las más bellas de la región de Atacama, diseñada por el mismo arquitecto que concretó la Torre Eiffel, Gustave Eiffel, quien ha dejado un rastro de iglesias del mismo porte en toda Latinoamérica, diseñadas en París y transportadas a diferentes lugares del continente americano para ensamblarlas como un mueble de Ikea. La plaza, el mercado, las tienditas y el puerto hacen de Caldera una super urbe ante nuestros habituados ojos al desierto. 



Así que nos tomamos unos días en esta población costera ubicada en una de las zonas de más interés turístico de toda la región. Nos entretenemos caminando por sus calles, hablando con la gente, y llegamos a un maravilloso acuerdo con las dueñas del Residencial Yanina, donde nos alojamos cuatro días. Las hermanas Lazo regentan este hostal de ambiente cálido y familiar y nos hacen sentir de nuevo como en familia. Y digo de nuevo porque en Antofagasta tuve la suerte de alojarme con familiares de mi gran amigo Rodrigo Parra y recibir un de los mejores tratos de mi vida. Gracias a Surelis y a Guido por darme la oportunidad de vivir en familia de nuevo y tratarme como si fuera la princesa Leticia de España :D jejejeje...



Otra vez vuelvo a compartir habitación con mi amiga del alma Marika Latsone, con quien desde Antofagasta comparto de nuevo un mismo destino. Desde el día que me llamó para decirme que había cambiado de opinión y que deseaba seguir viajando conmigo, no quepo de gozo y alegría. Para mí no es un problema caminar sola por la vida, porque a todo te acostumbras más tarde o más temprano, pero bien es cierto que no hay nada como repartirse una experiencia como esta con alguien con quien te llevas de maravilla. 




No pasa nada si tengo que pedalear sola, acampar sola, vivir sola... Además, me gusta, disfruto de la soledad y de sus beneficios en mi psique y en mi creatividad. Viajando sola he conocido a más gente y me he abierto más a los demás este periplo. Pero Marika es un ser especial y es muy divertida y lo pasamos de maravilla juntas. Por supuesto que tenemos nuestros desencuentros a veces, porque esto es muy duro y ponerse de acuerdo no es fácil. No obstante,  siempre mitigamos nuestras diferencias conversando. Y si no llegamos a un acuerdo, nos separamos, como la última vez, pero continuamos siendo amigas, porque es muy doloroso enfadarse con alguien que quieres porque no estemos de acuerdo en algo. La gente maravillosa no abunda en este Planeta y más vale cuidar y conservar a la que hemos tenido la suerte de conocer. 



En este viaje me he encontrado numerosas perlas por el camino, sobre todo en México,  cuya amistad no quiero perder jamás y procuro mantener a distancia, por muy complicado que sea a veces, prometiendo siempre volver para recordar los buenos momentos y regar la plantita del amor de vez en cuando.




El miércoles 30 de Noviembre nos vamos con pena de Caldera. Abandonamos con tristeza la grata compañía de las cuatro hermanas Lazo, quienes nos han cuidado como sus hijas y con quien hemos mantenido muy gratos momentos y divertidas conversaciones cenando o desayunando juntas. Gracias a ellas hemos vuelto a sentir el calor de una familia, la seguridad de una mamá que nos cuida (en ested caso cuatro), el bienestar de un hogar.




Pedaleamos por la carretera de la Costa, la C-310. El día está ligeramente nublado a primera hora de la mañana y corre una pequeña brisa de SW. Las primeras escenas idílicas de esta aventura costera de una semana comienzan a sucederse ante nuestros ojos. Playas de arena blanca donde no habitan sino las gaviotas, los piqueros, los pelícanos, el zorro culpeo, el gato salvaje colocolo, la entrañable y adorable chinchilla, águilas esporádicas y lagartos. Ni rastro del ser humano en kilómetros y kilómetros de distancia para matar mis ansias solitarias y mi predilección por los lugares salvajes y vírgenes. 




Pasamos por Bahía Inglesa, playa de aguas turquesas muy popular y turística, rápido y sin mucho interés, para buscar la belleza de los lugares más remotos de la Costa del Norte Grande de Chile. Paramos miles de veces para contemplar el mar desde una de las miles de playas, sentadas en la arena con la excusa de tomar café, rindiéndonos al azote del viento que va subiendo su intensidad con el ascenso del sol y del calor, hipnotizadas por el azul del mar y el gran temperamento de las olas del Pacífico.... Cualquiera navega a vela en esta aguas... donde el viento rola inesperadamente y sopla a mediodía como un huracán... No me extraña que tanta gente naufrague por aquí. 





Estamos en el Paraíso, Coño!


No avanzamos mucho el primer día, pero nos importan una mierda hoy los kilómetros que hagamos porque estamos en el paraíso coño! Quién quiere pedalear con estas playas? Yo lo quiero es tumbarme al sol todo el día saboreando uno de los increíbles vino chilenos en tetra brik y leyendo la saga de aventura de Jason Lewis, el primer hombre en dar la vuelta al mundo completamente a pedales, incluso en el mar. 

Qué fantástico sentir las caricias de los rayos de sol en el vientre y el penetrante olor a marisco que desprende el litoral chileno, relajada sobre mi toalla, a escasos metros del bramido del océano Pacífico rabioso por estos lares, fundiéndome con la arena blanca salpicada de lava negra... Me invaden recuerdos de Lanzarote, una de las más bellas de mis Islas Canarias.



El sol se pone y buscamos refugio entre unas rocas, a pocos kilómetros de Caldera, en un hermoso enclave, cerca de la carretera (27°15'10.4"S - 70°57'22.5"W). Pero no nos preocupa estar próximas a la vía principal porque a penas hay tráfico en este remoto enclave del norte de Chile. Calculamos hasta dónde llegaría la marea y acampamos cerca del agua. Demasiado cerca. Por la noche oímos el agua acercarse cada vez más a las tiendas de campaña y no pego ojo. Y el poco ojo que pego en toda la noche es para soñar que nos traga una ola en medio de la noche. 




Aventura Patrocinada por el Café del Mundo de Tijuana, BCS, México

Fotos Marika Latsone
Sigue mi aventura en  Facebook y Youtube !!

Motívate con mi Libro. Adquiérelo en los siguientes enlaces de Amazon:
Libro Español "Taller de Felicidad". Cómo Lanzarse a La Aventura y Dejar Todo Atrás.
Livro em Portugues  "O Poder de Viver com Paixão"

About SOLAENBICI CRISTINASPINOLA

Con la tecnología de Blogger.